María recibió la noticia que sería la portadora Jesús y aceptó gustosamente el desafío.